Readaptación


Tradicionalmente se ha concebido la readaptación únicamente como la parte final de la recuperación, como aquella parte que culminaba con algunos ejercicios que hicieran recuperar niveles funcionales parecidos a los previos a la lesión. Sin embargo, sabemos que la lesión es un proceso amplio, complejo, con multitud de factores que intervienen.

Para ello integramos el movimiento como parte de la terapia desde el principio, incluida en los tratamientos e influenciándolos de manera transversal, guiando progresivamente el proceso hasta culminar con la readaptación individualizada, valoración funcional integral y grupos de trabajo correctivo adaptado.

Terapia activa “desde el primer minuto”: Integramos el movimiento en la terapia, como herramienta necesaria para tu recuperación desde el primer momento.

Fisio-readaptación: Terapia que surge de la unión de la terapia pasiva y activa. Tratamiento del dolor y de la lesión estructural a través de la terapia manual y el movimiento. Se trata de una combinación de diferentes especialidades, con profesionales formados en ambos ámbitos que tratarán tu lesión con fisioterapia y readaptación, combinando todos sus beneficios para optimizar tu recuperación. Camilla y movimiento, unión perfecta que abordará tu patología con la valoración integral como base fundamental de trabajo.

Readaptación y prevención de lesiones individualizada. Integraremos el movimiento como parte de tu recuperación, con sesiones individualizadas y diferentes herramientas para ayudarte:

Valoración funcional: relacionamos test ortopédicos y test de valoración estática con test funcionales para valoración dinámica. Buscamos indagar en los orígenes de tu lesión, detectando factores de riesgo para abordarlos y así mejorar tu patología y prevenir la aparición de otras.

Valoración dinamométrica de la fuerza y entrenamiento de fuerza: valoramos y entrenamos tu fuerza con medios isométricos, excéntricos, isocinéticos, pleocinéticos, tónicos, pleotónicos e isoinerciales, gracias al sistema de dinamometría isocinética DYNASYSTEM.

Prevención de lesiones y preparación para tu deporte favorito: Una vez hemos valorado y establecido los fundamentos iniciales, propondremos unas pautas de trabajo, donde cada integrante tiene su propio trabajo correctivo en base a su valoración. Así podremos intervenir con objetivos a medio y largo plazo, de forma constante, hasta haber mejorado de forma global la forma en que te mueves.

Trabajo de calidad de movimiento y ejercicios correctivos: Realizadas las correspondientes valoraciones empezamos el trabajo de corrección para todos aquellos factores de riesgo detectados. Comienza un trabajo secuenciado para mejorar la forma en que te mueves y relacionas con tu entorno, en tu contexto concreto, ya sea deportivo o de actividades de la vida diaria.



REFORMER

¿Qué es?

El Reformer es una máquina utilizada en Pilates y una de las más completas.

¿Cómo funciona?

Su sistema de agarres, poleas y muelles proporcionan resistencia para la realización de los ejercicios, permitiendo adaptar el ejercicio al paciente en función del objetivo que nos planteemos. Podremos trabajar de pie, tumbado, de rodillas… para adaptarnos a la función del paciente, facilitar o resistir el movimiento que queramos trabajar.

Gracias al Reformer podremos empezar la recuperación muscular lo antes posible modulando las cargas de trabajo.

Efectos / Beneficios

Trabajaremos ejercicios que impliquen estabilidad y coordinación, fuerza y movilidad.

Entre los objetivos a trabajar con un paciente estarán:

  • Corrección postural

  • Mejorar la movilidad articular, aumentando la flexibilidad de los tejidos y desbloqueando estructuras que no se estén moviendo de la forma adecuada.

  • Tonificar la musculatura, trabajando también de forma excéntrica gracias a los muelles.

  • Mejorar coordinación intermuscular.

 

Indicaciones

  • Patologías de columna.

  • Patologías articulares.

  • Movimiento funcional.

  • Mejor del rendimiento deportivo.

  • Recuperación tras intervenciones quirúrgicas.


Hipopresivos, Kegel & De Gasquet

¿Qué son?

Son técnicas para el fortalecimiento de la faja abdominal y el periné (suelo pélvico).

¿Cómo funciona?

Las técnicas hipopresivas fueron creadas por el Doctor en Ciencias de la Motricidad y especializado en rehabilitación Marcel Caufriez, a partir de su dedicación a la reeducación uro-ginecológica. Su objetivo inicial era buscar una técnica de fortalecimiento muscular que fuese beneficiosa para la faja abdominal, pero sin efectos negativos sobre el suelo pélvico.

Los ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo, más conocidos como ejercicios de Kegel son unos movimientos destinados a fortalecer los músculos del suelo pélvico (en hombres y mujeres). Fueron creados en la década de 1940 por el médico ginecólogo Arnold Kegel, de quien toman su nombre, como un medio para prevenir y solucionar la incontinencia urinaria en mujeres tras el parto. Además, nos permiten un mayor control de esta musculatura que deriva en una mejora en la función de sostén de las vísceras y en una mejora de la función sexual.

El método APOR (Approche Posture Respiratoire), desarrollado por la prestigiosa doctora y profesora de yoga francesa, Bernadette de Gasquet, está inspirado en el yoga, las artes marciales, la danza y la gimnasia y tiene como objetivo el fortalecimiento del abdomen profundo y el periné evitando en todo momento cualquier impacto o hiperpresión.

Efectos / Beneficios

Entre los objetivos a trabajar con un paciente estarán:

  • Corrección postural

  • Tonificar la musculatura de la faja abdominal y el suelo pélvico

  • Mejorar coordinación intermuscular

 

Indicaciones

  • Patologías de columna.

  • Patologías del suelo pélvico (incontinencias, prolapsos, …)

  • Mejor del rendimiento deportivo

  • Recuperación post-parto


Control Motor

¿Qué es?

El control motor es una disciplina que estudia todos aquellos procesos que subyacen a la ejecución de una tarea motora, su aprendizaje y su evolución. 

¿Cómo funciona?

Cuando una persona experimenta un episodio doloroso se produce una inhibición de la musculatura estabilizadora y una dominancia de la musculatura movilizadora. También se pierde el tiempo de contracción de la musculatura estabilizadora, produciéndose un retraso. Todo esto producirá que el dolor se perpetúe en el tiempo y provoque recurrencias.

El tratamiento de fisioterapia consistirá en el fortalecimiento de la musculatura profunda y la realización de ejercicios funcionales de manera progresiva para recuperar la calidad de movimiento y disminuir el tono de la musculatura movilizadora.

Indicaciones

El control motor es trabajo activo, por lo que se puede utilizar siempre, en cualquier lesión que atendamos. Destacamos algunas como:

  • Lumbalgias crónicas inespecíficas (debido a que hay unas disfunciones musculares asociadas a la lumbalgia crónica, disfunciones que con trabajo activo se pueden revertir o darles respuesta)

  • Tendinopatías del manguito de los rotadores (especialmente en la pérdida o retraso de activación del manguito rotador que provocan problemas a nivel de tendón y otras estructuras de hombro)

  • Roturas o distensiones del ligamento cruzado anterior (debido a que el control motor ayuda a ésta estructura ligamentosa a aguantar las demandas de estabilidad que por sí solo no puede manejar porque se lesiona)

  • En roturas musculares (para reprogramar las fibras del músculo)

  • En atrofias musculares